Actualmente no es nada raro que personas no formadas en diseño asuman el trabajo del diseño de interiores de su propio hogar cuando éste no requiere una reforma estructural sino solo un lavado de cara. No obstante, como hay una pequeña distancia entre tener unas cuantas buenas ideas para la decoración de casa y saber ejecutarlas, os vamos a presentar unos cuantos consejos profesionales para que convertir vuestro hogar en el lugar soñado os sea más sencillo que nunca.

Trucos para un trabajo de diseño de interiores de calidad profesional

  • Cerramientos: Cerrar un porche, terraza o galería para darle más metros a la casa es una opción muy común, y muchas veces se destina ese espacio, por lo general pequeño, a usos muy específicos, como mini-gimnasio o rincón de lectura. No obstante, la mejor opción para que no quede descolgado es integrarlo en una habitación más grande, como por ejemplo el salón, o, si se trata de un espacio grande, crear en él algo de uso habitual, como un comedor o una sala de estar.
  • Parcela los espacios sin dividirlos: A veces separar espacios es útil, pero poner tabiques puede convertir las distintas estancias en lugares cerrados, pequeños e incluso oscuros (a menos que crees más ventanas, lo cual ya es una obra mayor). Es una mejor opción usar separadores translúcidos, como paredes de cristal o panelados que semejen enrejados. Así la luz circula con mayor libertad. Y si la luz no es un problema, también puedes usar estanterías, ya sean fijas o móviles, o cortinas.
  • Eliminar tabiques: eliminar divisiones es una gran opción para ampliar los espacios en pisos pequeños. No obstante, el estilo loft en grandes superficies sólo es adecuado si te gusta el ambiente industrial, ya que da apariencia de nave industrial más que de hogar.
  • Espacios multifunción: En pisos y casas pequeñas, hay que buscar muebles multifuncionales, que te puedan resultar muy útiles y quepan en espacios reducidos. Las cocinas compactas, los mini-lavabos, las camas plegables o empotradas… son grandes opciones para dar un gran uso a cualquier habitación.
  • Convertir en espacio los elementos estructurales: el hueco bajo las escaleras, por ejemplo, puede ser un armario, o incluso una pequeña habitación, el hueco de una antiua puerta convertida en ventana puede servir para empotrar el fregadero.
  • Usa espejos para dar sensación de espacio: los espejos reflejan la luz y hacen que cualquier pequeño espacio se vea enorme. Además, pueden integrarse en otros elementos, como puertas y armarios.
  • Los armarios no lo son todo: Aunque los armarios son la solución de almacenaje más habitual en dormitorios, existen otras opciones, como los estantes abiertos, los vestidores, los canapés. A veces el almacenaje puede ayudar a decorar.

Enhorabuena, ahora ya tienes algunos trucos en la manga para conseguir el mejor diseño de interiores.

Os dejamos un vídeo muy interesante donde unos decoradores reforman un salón y lo convierten en un lugar acogedor y con un gran diseño.