En la época de verano es habitual que te apetezca cenar al aire libre o tomarte una copa al fresco de la noche. Si eres de los afortunados que tienen una terraza, te proporcionamos algunas ideas sobre como decorar y conseguir que sea un espacio mágico y especial en el que te sientas totalmente cómodo. Una buena decoración hará que disfrutes más aún de esos momentos de relax.
Además, es posible que tu terraza esté a la vista de los vecinos. Con más razón deberías tenerla cuidada. ¿A quién no le gustaría tener la terraza más bonita de la calle o del vecindario?
Pero antes de pasar a las ideas, queremos darte un par de consejos que debes tener en cuenta para la decoración de tu terraza:

Como decorar siendo fiel a ti mismo

Olvídate de las modas, vamos a aprender como decorar siendo fiel a ti mismo. Tu terraza tiene que estar decorada a tu propio gusto, no al de las últimas tendencias. Si tienes claro cuál es tu estilo, ya tienes mucho trabajo hecho y solo te falta lanzarte a por aquellos complementos que más te atraigan. Si, por el contrario, no tienes un estilo definido, tendrás que echarle un poco de imaginación para dibujar en tu mente tu terraza perfecta.
Presupuesto

¿Qué tipo de terraza tienes?

¿Es grande, mediana o pequeña? ¿Cerrada o abierta? ¿Con porche o sin porche? ¿Vives en el centro de una ciudad o en un pueblo tranquilo?

El tipo de terraza que tienes es el otro aspecto esencial a tener en cuenta antes de pasar manos a la obra. Cada terraza es diferente. Por ejemplo, si tu terraza está completamente al aire libre, hay accesorios que no son recomendables, pues podrían deteriorarse con la lluvia, el viento, etc.

como decorar

Ideas para decorar tu terraza

  • Vegetación. Las plantas y las flores no pueden faltar en una terraza. Eso sí, también dependen del tipo de terraza que tengas: en una terraza pequeña quedan mejor un par de macetas pequeñas que las plantas grandes. Elige aquellas flores que queden mejor en tu espacio y colócalas en los rincones o en alguna mesita. ¡Y no te olvides de cuidarlas! Unas plantas en buen estado aportarán frescor y armonía a tu terraza.
  • Césped. Si ya tienes césped natural en tu terraza, genial. Si no, siempre puedes optar por comprar césped artificial. Dará mucho colorido al lugar y lo hará más bonito.
  • Sombrillas. Especialmente aconsejable si tu terraza no tiene mucha sombra en las tardes de verano. Elige una sombrilla que concuerde con el resto de la decoración.
  • Cojines. Muchos cojines. Compra cojines de colores, de diferentes formas o incluso con algún tipo de dibujo o temática de tu gusto. Por internet podrás encontrar miles y miles de cojines que pueden dar un toque especial a tu terraza.
  • Un baúl o arcón de madera. Hay arcones realmente bonitos que puedes colocar en tu terraza y que, además, son muy útiles como espacio de almacenamiento. En tu baúl puedes guardar algunos de los elementos que tienes en tu terraza y que no quieres que estén permanentemente expuestos. Por ejemplo: los cojines que antes te hemos mencionado, alfombras, velas, etc.
  • Muebles colgantes. Sillas, columpios o hamacas. Estás últimas son ideales para dormir una buena siesta.
  • Una barbacoa. Ideal si quieres que tu terraza también sea un espacio para reuniones con familiares y amigos. Instálala en un lugar al aire libre y un poco alejada de otros elementos decorativos, para que el humo no ensucie nada. ¡A comer!
  • Un mueble mini-bar. Recomendado especialmente si tu terraza está parcialmente techada, para protegerlo de los fenómenos meteorológicos. Allí podrás tener guardar algunos licores para tomar una copa cuando lo necesites.
  • Agua. Para terminar, hablemos del agua. Si tu terraza es grande y tu presupuesto te lo permite, una piscina sería lo más ideal. Pero ten cuidado, ¡seguro que te salen nuevos amigos muy interesados! Si por el contrario tu terraza es pequeña y/o tu presupuesto es más limitado, puedes optar por colocar una fuente, un elemento que también aportará encanto y fresco a tu terraza. Puedes ponerla en el centro, si quieres que sea el elemento protagonista de tu terraza, o en un rincón si prefieres dejar el centro para otra cosa. Hay fuentes de muchos estilos, formas y materiales: piedra, cerámica, minerales… ¡Decídete por la que mejor se adapte a ti!