En una cocina de estilo retro, encontramos decoraciones, accesorios y chucherías a cada paso, gracias a los cuales el interior se vuelve extremadamente acogedor y da la impresión de ser transportado en el tiempo. Las cocinas retro son para los amantes de los materiales naturales. Para aquellos que no quieren esconderse en los gabinetes antiguos minimalistas, vajillas con encanto y que son capaces de comprar un mueble especial sólo para exponer en sus estanterías la cerámica decorativa heredada de sus abuelos. En definitiva, es un estilo ideal para aquellos que quieren que su cocina tenga un ambiente un poco nostálgico, cálido, agradable y familiar.

Cocinas de estilo retro

El estilo retro toma prestado de muchos otros estilos. Habrá ecos de cocinas rústicas, provenzales e inglesas. Aunque tienen mucho en común, cada estilo presenta algo especial, reconocible a primera vista. Por ello, reseñaremos brevemente los rasgos más expresivos de cada uno de ellos.

Una cocina de estilo rústico no teme a los ladrillos a la vista, la madera en bruto y las vigas en el techo. Se jacta de usar un hogar viejo, si está en la casa lo suficientemente vieja. Está vestido con colores pastel. Puede ser delicado, claro, blanco, beige o crudo, y el carácter rústico se verá entonces acentuado por la forma estilizada del alero, una mesa antigua, grande y pesada o manchas de lino en las ventanas. En una cocina rústica, los muebles con motivos folclóricos también pueden ser un elemento decorativo.

Una cocina de estilo provenzal no puede prescindir del blanco, el violeta claro y el crudo. Su seña de identidad son los motivos florales, especialmente la lavanda, así como los ramos de lavanda fresca o seca. Tal cocina es muy romántica y atmosférica. A menudo podemos encontrar una isla de cocina, así como un armario para platos (no necesariamente completo y necesariamente tradicional), una mesa de madera grande y pesada y, también, un fregadero grande. Los muebles aquí serán de madera y pintados en un color claro. Las decoraciones en la cocina provenzal son cortinas de lino, discretos encajes o estores romanos en las ventanas. Los frascos de vidrio y los tazones de cerámica pueden colocarse en los estantes. Las hierbas provenzales suspendidas en un rincón con un lazo decorativo completarán el conjunto.

La cocina inglesa de las tres mencionadas por nosotros es definitivamente la más sofisticada y elegante. Utiliza blancos, amarillos, grises claros y crudos. Su elemento indispensable es la isla. Los muebles de madera maciza cobran protagonismo aquí. Cubiertos con una pátina del tiempo, se ven aún más hermosos. Los suelos de las cocinas inglesas suelen estar hechos de madera o pizarra, un material natural, duradero y fácil de mantener (aunque relativamente caro). En el estilo inglés podemos encontrar veladuras, tallas, cortadores, mangos decorativos y cachivaches de diversa índole. El sello distintivo de la cocina de estilo inglés también son los lujosos materiales de acabado.

La cocina de estilo retro puede incluir elementos de estilos relacionados:

Rústico, con acentos como ladrillos crudos, ladrillo viejo, vigas de madera en el techo, así como un alero estilizado, una mesa pesada de madera o muebles con decoraciones folclóricas.

Provenzal, a quien le encantan los colores pastel, brillantes y, sobre todo, las hierbas, y la omnipresente, tanto en motivos florales como en ramos de flores, la lavanda.

Inglés, que parece ser el más altivo de los tres y, qué puedo decir, el más rico. Los lujosos materiales de acabado se combinan aquí con muebles de madera maciza en suaves tonos crema o blanco, vitrinas y candelabros decorativos. Frentes de armarios decorados, persianas romanas de lino, campana estilizada: estos elementos se encuentran a menudo en una cocina de estilo inglés.

Cocina vintage y cocina retro

Si bien vintage y retro a menudo se usan indistintamente, no son lo mismo. Las diferencias son bastante sutiles, pero significativas, por lo que vale la pena detenerse en ellas por un momento.

Los muebles (así como la ropa o las joyas) diseñados para parecer más antiguos, pero producidos en el pasado reciente, se denominan retro. Pueden ser significativamente antiguos o contener un pequeño elemento de moda de hace años, pero eso no cambia el hecho de que fueron creados hace relativamente poco tiempo. Curiosamente, la percepción de lo que «ya es retro» puede ser subjetiva y discutible. Por ejemplo, ¿se puede llamar retro a un sillón estilizado para los años 80, o hay muy poca distancia en el tiempo?

Entonces, ¿qué es el estilo vintage? El nombre en sí proviene de la terminología del vino y significa vinos elaborados en una temporada. Los artículos vintage no solo son estilizados, sino que provienen de una época determinada. Curiosamente, los artículos de los años 1920-1990 se consideran antiguos.

Hasta aquí la teoría. En realidad, sin embargo, consideraremos una cocina retro como un interior nostálgico, que recuerda a las cocinas cálidas y acogedoras, llenas de chucherías que crean la atmósfera. En la cocina vintage, por su parte, habrá un frigorífico de diseño al estilo de los años 50, un sillón al estilo de los años 60, o un renovado aparador con patas de los años 80. La impresión de conjunto parece aquí más importante que un rígido división.

Cocina retro moderna

Parecería que los estilos retro y moderno serán difíciles de combinar en un solo arreglo. ¡Y sin embargo es posible! Esta es una gran idea para aquellos que sueñan con una cocina delicada, luminosa y sentimental, pero que por otro lado valoran la comodidad y las soluciones modernas. Entonces, ¿cómo combinas estos dos estilos? Aquí hay 3 sugerencias:

La pared encima de la estufa está revestida de ladrillos blancos, y la encimera es una imitación de hormigón (¡actualmente muy de moda!). Los frentes fresados tienen un acabado de alto brillo. Electrodomésticos modernos en un delicado color vainilla. La decoración es una fuente de estilo retro – cerámica, sobre una pata, con un plato decorado con «volantes».

Los delicados azulejos blancos de la pared contrastarán maravillosamente con el suelo negro. Sobre su fondo, destacan muebles blancos con frentes fresados y vitrinas con montantes. Los elegantes elementos retro pueden incluir: una campana estilizada y un gran fregadero de cerámica blanca.

Deje que un refrigerador retro negro se pare contra el fondo de ladrillos blancos en la pared. En la siguiente pared, pintura de pizarra, y en el piso, baldosas hexagonales dispuestas en un patrón irregular. Además, podemos añadir muebles blancos y sencillos y estantes abiertos para utensilios de cocina y plantas verdes; así como una isla de cocina blanca y encimeras de madera clara.

Cocina estilo retro – accesorios

Ya hemos hablado de muebles, materiales y colores en una cocina retro. Ahora es el momento de los accesorios que crean la atmósfera adecuada. En una cocina retro, a menudo se exhiben platos, ollas y sartenes. La porcelana antigua y familiar definitivamente debe encontrar su lugar de honor en un armario o en gabinetes con puertas de vidrio. Los platos blancos o delicadamente decorados pueden colocarse en un estante con particiones especiales y dejar que las salseras, las tazas encantadoras o los utensilios de cocina de estilo retro cuelguen de ganchos especiales. Las ollas de cobre o esmalte, las sartenes de hierro fundido y las bandejas para asar también son buenas para exhibirlas, por ejemplo, colgándolas sobre una isla de cocina.

La iluminación de la cocina retro suele ser lámparas simples con pantallas de metal o blancas o candelabros. Los relojes estilizados, las cortinas que reemplazan las puertas de los gabinetes inferiores, así como los recipientes y jarras decorativos también son característicos de las cocinas retro. También hay detalles como paños y toallas con motivos retro, generalmente bordados.

Cocinas retro modernas

Las cocinas retro modernas son una tendencia popular en la decoración de interiores. Este estilo combina elementos nostálgicos de la época retro con un toque moderno y contemporáneo. Las cocinas retro modernas se caracterizan por su diseño vintage, colores llamativos y elementos decorativos únicos.

Una característica destacada de las cocinas retro modernas es el uso de electrodomésticos con apariencia vintage pero con tecnología moderna. Estos electrodomésticos se mezclan perfectamente con el diseño general de la cocina y añaden un toque de nostalgia y autenticidad.

Los colores también juegan un papel importante en las cocinas retro modernas. Los tonos pastel suaves como el rosa, azul y verde son muy populares, así como los colores más audaces como el rojo y el amarillo. Estos colores aportan un ambiente alegre y vintage a la cocina.

Además de los electrodomésticos y los colores, los muebles y accesorios también son elementos clave en una cocina retro moderna. Los gabinetes suelen ser de madera o pintados en colores vivos, como el blanco o el turquesa. Los detalles decorativos, como cerámicas, azulejos estampados y lámparas colgantes vintage, completan el aspecto retro de la cocina.

En resumen, las cocinas retro modernas son una opción elegante y nostálgica para aquellos que buscan un estilo único en su hogar. La combinación de elementos retro y modernos crea un ambiente acogedor y a la vez contemporáneo. Si estás considerando organizar una cocina en estilo retro, asegúrate de tener en cuenta estos elementos clave para lograr el look deseado.